Blog

CAMPAMENTO

Tiempo de lectura: 2 minutos

CAMPAMENTO

¿Por qué apuntar a tus hijos a un campamento?

Si has ido alguna vez a un campamento, seguro que has vivido momentos inolvidables y conservas gratos recuerdos.

El campamento es una experiencia diferente, por todo lo que implica salir de casa y convivir con nuevas personas en un periodo de vacaciones, libre de obligaciones y deberes diarios.

Existe una gran variedad de campamentos: deportivos, de multi-aventura, de idiomas, de música, en la montaña o en playa. Pero, en todos ellos hay un denominador común, los niños se divierten, aprenden a relacionarse, ganan autonomía y viven nuevas experiencias muy enriquecedoras.

En ocasiones, los padres sienten rechazo a la hora de llevar a los niños a un campamento, porque piensan que sus hijos son tímidos y lo van a pasar mal. Sin embargo, el hecho de relacionarse con más niños les ayudará a desarrollar habilidades sociales y a integrarse en un grupo de iguales.

Otras veces, los padres sienten que sus hijos no están preparados para estar fuera de casa, que no les van a cuidar como ellos o bien temen que les ocurra algún accidente. Para desvanecer esos miedos, es aconsejable que los padres acudan a las reuniones informativas sobre el campamento, visiten las instalaciones donde se va a desarrollar y conozcan al personal que cuidará de sus hijos.

Son muchos los beneficios del campamento tanto para los niños, como para sus padres.

 

Beneficios del campamento para los niños

  • Autonomía personal.  Los niños van a tener que realizar tareas que muchas veces no hacen en casa (hacer la cama, ayudar a recoger la mesa, ordenar la habitación, organizar la maleta etc.).
  • Convivencia. Desde el primer momento, los niños tendrán que cumplir una serie de normas de convivencia: el respeto a los compañeros, el cuidado del material y de los espacios comunes, el cumplimiento de horarios etc. Además, aprenderán a negociar y a tomar decisiones en grupo, puesto que habrá momentos en los que la propia dinámica del campamento se lo exigirá.
  • Contacto con otros referentes. Los niños se relacionan con personas diferentes a las de su entorno familiar y educativo, que tienen otras maneras de pensar y actuar, algo que puede resultar muy enriquecedor a nivel personal.

 

¿Y los padres? ¿Qué beneficios tienen?

  • Conciliación laboral y familiar

Son muchos los padres que trabajan durante el periodo estival, sin posibilidad de quedarse con sus hijos durante las vacaciones escolares. Apuntar a los niños a un campamento supone un gran alivio para los padres que desean seguir con su actividad laboral durante estas fechas.

  • Mantener a los hijos ocupados sin que dependan tanto de las nuevas tecnologías

En verano se corre el riesgo de que los niños se pasen el día en casa enganchados a la consola o el móvil, sin relacionarse a penas con nadie. Los campamentos permiten ocupar el tiempo de los niños de una manera diferente, en contacto permanente con los demás, aprendiendo cosas nuevas y divirtiéndose a través de múltiples juegos.

  • Tiempo para la pareja

Los campamentos infantiles también permiten que los padres puedan estar solos por unos días, libres de las innumerables obligaciones diarias con los hijos.

 

 

Book your break

Call Now Button